Páginas vistas en total

12/26/2006

CHAOUEN


NECESITO DE LA LUZ


Voy caminando comiendo primaveras,

se que cada mañana es una mañanita nueva,

me arrastro por el suelo,

como una culebra,

se que cada sol es una bruja hechicera,

vístete que tengo prisa de pillar setas al parque,

además de tomar aire, necesito tomar parte.
Necesito tomar parte de la luz,

una inyección de corazón,

un beso donde quieras y un vasito de cerveza.

Que la vida pasa en un vagón y no tiene banderas,

Te invito a dormir en un rincón de cualquier escalera.
Mis ojos se han caído de tu espalda,

la luna es una puta pero lleva falda larga.

Yo soy donde no estoy y habito lo que no conozco,

ten cuidado que a veces Dios multiplica peces gordos,

necesito de ti de vez en cuando,

de ti de vez en vez,sin ti de cuando en cuando.
Necesito tomar parte de la luz,

una inyección de corazón,

un beso donde quieras y un vasito de cerveza.

Que la vida pasa en un vagón y no tiene banderas,

Te invito a dormir en un rincón de cualquier escalera.
Lunas, dientes, no te me decores,

no tengo la culpa de tener tantos sabores.

Suave, suave y ahora mira al cielo

Mientras se te clava el aguijón con el veneno,

Si, prescindo de ti de vez en cuando,

De ti de vez en vez,sin ti de cuando en cuando.
Necesito tomar parte de la luz,

una inyección de corazón,

un beso donde quieras y un vasito de cerveza.

Que la vida pasa en un vagón y no tiene banderas,

Te invito a dormir en un rincón de cualquier escalera.
Necesito tomar parte de la luz...y un vasito de cerveza



Otro poeta maldito que me ilumina............y a quién no le guste que se chinche!!

12/19/2006

DEMENCIA SENIL NON GRATA


Toc toc - el golpeo de la puerta era fuerte e insistente-

Pedro esbozó una sonrisa sarcástica mientras se atusaba la barba cuidadosamente y pensaba en el sinsentido de ser impaciente en los tiempos que corren

Ya va - voceó Pedro con desgana- Nombre y apellidos

Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, comandante en jefe del Ejército chileno durante 25 años amén de Jefe supremo de la Nación y Senador vitalicio en el Parlamento chileno

Pedro buscó el nombre en la larga lista del día, acto seguido abrió la pesada puerta, que chirrió organizando tremenda escandalera. Fue entonces cuando encontrándose cara a cara con el adyecto dictador le espetó.

Uy que mala cara!. No le ha sentado demasiado bien morirse. Bueno, le explicaré la normativa interna. Está terminantemente prohíbido exterminar arbitrariamente así como poseer armamento de fuego. Tambíen -obviamente- reprima sus instintos mas bajos, no están bien vistos los golpes de estado en estos lares.

No se preocupe usted por eso-respondió raudo Augusto- El trabajo sucio no va conmigo, yo soy un criminal con guantes de seda, nunca manché mis manos de sangre, para eso ya tengo a mi querido almirante José Toribio Merino así como al comandante en jefe de la Fuerza Aérea, general Gustavo Leigh. Diantres, casi olvido al director de la policía militarizada chilena, general César Mendoza...

De acuerdo-le cortó el santo cansado de tanta verborrea inócua- , pues si las normas están claras ya pude usted pasar, quítese esos horribles zapatos y haga un poco de ejercicio, da asco ver lo gordo que se ha puesto. Por cierto, Adolf preguntó esta mañana por usted, la noticia corrió como la polvora entre los residentes. Los comunistas se están frotando las manos pensando en las diabluras que le van a hacer.

Estos malditos comunistas- balbuceó el dictador visiblemente alterado- ni acá en el infierno me van a dejar tranquilo!. Tendré que buscar aliados rápidamente. Me puede indicar donde puedo encontrar a Adolfito?

No me lo soliviante que está muy tranquilito desde que le practicamos la castración química. ¿Ve esas escaleras de caracol?. Pues deberá bajar un kilómetro y medio aproximadamente. Cuando llegue a la sala de la gran caldera pregúntele a nuestro bedel , el Sr. Bonaparte, por la sala Austwich, conclave de genocidas y demás gente de mal vivir. Ya verá que dieta más efectiva tenemos preparada para usted. Y ahora por favor desaparezca de mi vista que la dama de hierro debe de estar al caer, vayan haciendo sitio para ella y tengan cuidado que gasta mala hostia.

Y así fue como el dictador Augusto descendió al Averno profundo, con el rabo entre las piernas y sin poder alegar demencia senil. Aquí esta vieja treta no le iba a funcionar, ya que es de sobra conocido que más sabe el diablo por viejo que por diablo.

12/03/2006

Sadomasoquismo


Debería estar prohibido haber vivido y no haber amado decía aquel, pero el sentir que siento cuando el corazón se me vuelve salvaje es difícil de sobrellevar, por lo que me veo en la disyutiva de tener que decidir si merece la pena sufrir por amor , si es un sano ejercicio de sadomasoquismo o por el contrario es un enfermedad patalógica del alma que me produce un mono incombustible. Me arde buscar por las esquinas la sobredosis de amor que me alivie, que relaje esta ansiedad insoportable, que elimine las vocecitas que pululan por mi entresijo cerebral. !Que extraña paradoja la que me sumerje en una vida de excitación y depresión a partes iguales!.
Y cuando pienso en lo que hago, en mi comportamiento determinado por el sentimiento más excelso, me doy cuenta que no tengo escapatoria, que seguiré vagando por las calles en tu busqueda, que seguire aprehendiendo los rincones donde te comería a besos y te erizaría el vello mientras estudiaríamos anatomía lección a lección. Pero el amor puro siempre tiene una parte importante de dolor, y es ahí cuando uno aprende lo peligroso de jugar con fuego en el crudo invierno, lo suicida de un vuelo sin motor o de tomar el sol sin protección.
Es por todo esto que hoy me siento latente, y no se realmente como catalogar mi estado, regresan a mi viejas sensaciones que me aturden y causan desfallecimientos.
Y es que como decirte que no puedo vivir sin ti pero contigo tampoco, que te busco pero te rehuyo, que te quiero pero te mataría a palos.

11/27/2006

MENTIRAS PODRIDAS

Hoy ha sido uno de esos días en los que el despertador me ha atacado a hachazos sin piedad, uno de esos días en los que nada interesante puede ocurrirte, uno de tantos lunes anodinos que copan mi existencia. Lamento decir que no tengo ganas de ser gracioso, ni de vestirme de carnaval, ni de decirte lo guapa que estás. Y es que esas cosas tienen que salir del alma y no de la boca. Por eso hoy prefiero callar a otorgar, dormir a soñar y recibir a dar. Perdónenme este puntito egoista, pero los seres humanos somos así, y la Caja de Pandora no la he abierto yo caray!.
Es por eso que hoy me siento débil, cansado y resabiado y desde una madurez mal entendida me cuesta ser sincero más que respirar, y ni esta boca es tan mía ni son tan perfectos mis crímenes.
Sólo espero que me quieran igual los que me tengan que querer aunque hoy no haya estado brillante ni locuaz, espero que mañana os pueda compensar a todos, y que aunque la honestidad no sea una virtud sino una obligación no me cueste tanto entenderla en este mundo lleno de MENTIRAS PODRIDAS


"Cada vez que invoco a dios sin darme cuenta
Y surge en mi la musa de las causas perdidas
Busco en mi cabeza la paja que esta sin quemar
Y todo lo que encuentro son mentiras podridas
Menos mal que aun quedan dos minutos por delante
Y que aun tengo tiempo de jugarme la vida
Porque la "Ciencia cierta" se lleva conmigo a matar
Y todo lo que aprendo son mentiras podridas
Y como casi siempre de amor no tengo bastante
Me pringo como un cerdo hurgando en las heridas
Y busco entre la carne excusas que sean de verdad
Y todo lo que encuentro son mentiras podridas
Si lo que uno quiere es que suenen los aplausos
Para poder decir aquí estoy yo
Y el reconocimiento de tu papel secundario
Tendrás que admitir que eres actor
Cada vez que invoco a dios sin darme cuenta
Y surge en mi la musa de las causas perdidas
Busco en mi cabeza la paja que esta sin quemar
Y todo lo que encuentro son mentiras podridas
Menos mal que aun quedan dos razones por delante
Y aun tengo argumentos pa buscarme la vida
Porque el "día a día" me hace camino al andar
Y si pierdo algo son costumbres vacías
Perdona que me marche así, huyendo de este teatro
Perdona que no cante por lo menos tres horas y cuarto
Perdona que termine con este verso estudiado
Perdona que te cuente ay, ay, ay, mentiras podridas "

DANIEL HIGIENICO
MENTIRAS PODRIDAS

11/19/2006

NoSfErAtU


Si me dejas seré cauce en tu río
Castillo en tu cuento de hadas
Pereza de tus domingos
Misionero de tu corazón
Si me llamas seré rocío en tus frías mañanas
Calma para tu zozobra
Pordiosero de tus ostentaciones
Pañuelo de tus desdichas

Si preguntas por mi te espero entre tus sabanas
Mostrándote mis secretos
Seduciéndote con mi mirada
Y ofendíendote con mi sexo

Si me encuentras seré tu tahúr preferido
Pastilla mentolada para tu tos
Décimo premiado de tu vida
Radiofórmula para tu alma

Solo entonces.....
Seré aquello que quieras ser

10/30/2006

Paloma




¿Quién no se ha sentido algún día Paloma?. Que grande eres Andrés, aunque ahora hagas tangos y no temazos como éste... "Te quiero igual"


"Mi vida fuimos a volar con un solo paracaídas
uno sólo va aquedar volando a la deriva
vivir así no es vivír
esperando y esperando
porque vivir es jugar
y yo quiero seguir jugando
le dije a mi corazón
sin gloria pero sin pena
no cometas el crimen, varón
si no vas a cumplir la condena
quiero vivir a veces
para poder olvidarte
quiero llevarte conmigo
y no voy a ninguna parte
no te preocupes, Paloma
hoy no estoy adentro mío
tu amor es mi enfermedad
soy un envase vacío
no te preocupes Paloma
no hay pájaros en el nido
dos ilusiones se irán a volar
pero otras dos han venido
si me olvido de vivir
colgado de sentimientos
voy a vivir para repetir
otra vez este momento
te bajaría del cielo, mujer
la luna hasta tu cama
porque es muy poco de amor
sólo una vez por semana
puse precio a mi libertad
y nadie quiso pagarlo
te cambio tu corazón por el mío
para mirarla y mirarla …
de gloria, mujer quiero un pedazo de cielo
para invitarte a dormir
en la cama o en el suelo
un sacrificio ritual bién o mal
yo quiero hacerle a mi estrella
sin principio ni final
no quiero vivir sin ella".

Andres Calamaro
"Paloma"
HONESTIDAD BRUTAL

Extrema Pobreza


La última obra de arte del Sr. Iván Ferreiro se llama "Las 7 y 1/2". En YouTube podéis ver el video clip de una de las canciones que está incluida en el Cd. Su nombre"Extrema Pobreza". Os pongo el enlace y como siempre se lo recomiendo a todo aquel que este dotado de una sensibilidad exclusiva (:DD). Sólo para oídos bien entrenados.
http://www.youtube.com/watch?v=bP477z_DOo8
Salud!

10/29/2006

PALABRAS ( de nuestra vida)



Nos envuelven,nos quieren, nos castigan. Podrían ser otras diferentes, pero son las que son, al menos en esta realidad.

"Los sueños, el cansancio, la ilusión, el rencor, la soledad, la alegría, las vivencias, el pecado, la líbido y la mórtido, el frío, la angustia, la rebeldía, el hastio, la amistad, el amor, las penas, la melancolía, la decepción, la pérdida, la bondad, el raciocinio, la tranquilidad, los deseos y anhelos, la paz, el odio, la desdicha y la venganza, el olvido, los reencuentros, la paciencia, la maldad, las lágrimas, las sonrisas, las despedidas, los besos, los recuerdos, los despertares, la locura, la ira, el sarcasmo y la ironía, el tesón, la pasión, la sinceridad, la sensibilidad, la muerte, el romanticismo, las heridas, el peligro, el desamor, la tiranía, la esclavitud, el perdón, el arrepentimiento, el orgullo, el miedo, la indiferencia, la indecisión, los paseos, la lluvia, la maldición, el castigo, la redención, la avaricia, la confianza y el respeto, la educación, el pesimismo, la bravuconería, la desazón, la mezquindad, la rutina, la impotencia, renacer o resucitar, luchar, desfallecer, la rendición, la distancia, el tiempo, los inconvenientes y obstaculos, la bienaventura, las inquietudes, el continuar, el rechazo, un hasta luego, los principios y los finales, el dramatismo, la pereza y la hioeractividad, los sentimientos, la religión, el fanatismo, la obcecación, el deja vu, la realidad y la fantasia, la vida"

10/09/2006

Detras de los epejos rotos

La muerte andaba detrás de los espejos rotos,
tenía mi nombre tatuado entre sus labios
y tuve miedo.
Desnudas las cejas, un invierno y otro más
sin apenas fuerzas
en medio de este mar enfermo.
¡Hace tanto frío!
Y gritaba:
¡No me abandones!¡No me abandones!
Que el mundo se rompa mientras tú me abrazas.
Que sólo quien tiene puede regalar.
No hay gozo sin llanto,rosas, sin espinas.
Confieso en tu esquina que vivo por ti.
Con lágrimas y sonrisas limpiabas mis heridas.
Pusiste lunas a las noches sin fin.
¡Hace tanto frío!Me regalaste las ganas de luchar
por aquello que nunca supe apreciar
el placer de estar vivo.
Y ahora grito:
¡No me abandones!¡No me abandones!
Que el mundo se rompa mientras tú me abrazas.
Que sólo quien tiene puede regalar.
No hay gozo sin llanto,rosas, sin espinas.
Confieso en tu esquina que vivo por
ti.

Doctor Deseoo: "Detrás de los espejos rotos"
Francis, cantante y franquicia de Doctor Deseo nos dice de está canción lo siguiente........
Esta canción en concreto habla del entorno de quien tiene cáncer u otra enfermedad muy grave y las supera. Esa gente posee una percepción de la vida muy interesante, para mí. Somos una especie que sólo aprecia las cosas cuando las echa en falta o está a punto de perderlas. Es un canto a la vida. Los que tienen la espada de Damocles encima perciben la vida de modo bastante interesante.

Yo personalmente creo que es una de las canciones que más y mejor reflejan la lucha por la supervivencia de un ser humano. Cuando ves algo tan cercano e intimidatorio como es la muerte, solo entonces es cuando todos los problemas que hasta ese momento copaban tu escala de valores se van a tomar viento y te intentas aferrar a la vida como quién pelea por mantenerse a flote en el mar sin saber nadar. No estamos preparados para recibir a la Sra. de luto pero creo que cuando algún día me toque enfrentarme a ella lucharé como gato panza arriba para salir victorioso, siempre y cuando no me coja por sorpresa, claro. Llamémoslo instinto de supervivencia.....
De momento me quedo con mis problemas de mierda, que aunque suene demagógico, ahí estan como siempre rondando por mi enferma cabecita.
Agures

10/03/2006

Mi Adolfito



Parecía Sonreír mi muñeco Adolfito, cuando entre mis pechos lo estrujaba fuerte, mas no sólo sonreía sino que a la par eyaculaba, y un rictus de placer en su faz se dibujaba cuando su nectar preciado en mi pechera salpicaba. Ellos, que son mis padres, me reclaman a diario que me busque un novio que me quiera, que me respete y que en un altar me tenga. Ya tengo a mi semental respondía cada vez que inquirían con sus insulsas preguntas, me cumplé todos los días y nunca pide de más. Es Adolfo un caballero de lo que ya pocos quedan, lo mismo me lleva al cine que de sorpresa a la zarzuela, lo mismo me adula con presentes que me cachetea las nalgas, sabe estar con los visitas y es el acompañante ideal en fiestas. Disimula su autismo a las mil maravillas, lava y plancha como nadie y como ya te he dicho antes me cumple todos los días. Cuando mis papis preguntan como se llama mi novio, yo iluminada respondo que Adolfito es su nombre, que no se su procedencia ni conozco a su familia, que es muy guapo y resalado, culto, erudito y sabio, y como no que me cumplé día y noche, noche y día, a pesar de estar relleno de algodón que no de huesos.

10/02/2006

ESPEJO-OJEPSE


Sentí no estar a la altura de tus zapatos de charol
Prometí no pisar mas las esquinas de los besos
Mancillar los recuerdos con estériles porques
Ni llamar al teléfono de la esperanza 906

Decidí sin remisión acabar esta partida
Rendirme antes del jaque mate al rey
Embriagado de tu aroma huyo raudo
Ni se me ocurre volver la vista atrás

Pienso en etéreos momentos de complicidad
Me revuelco en ellos buscando la chispa adecuada
Alquilé en esta morada un espejo para ver tu reflejo
Y ahora me escondo con sigilo entre tus harapos

Me permito un cortés saludo al amanecer
Todo esta bien visto también del revés
No me tires nunca a ese viejo trastero
Del otro lado del espejo sigo amándote

Cuando pasen los años y tus arrugas te delaten
Yo estaré imperterrito, admirandolas acurrucado
Y solo entonces me permitiré el lujo de sangrarte
De al oído decirte que quién rie el último siempre ríe mejor

Desde el espejo contemplo tu luz
Cada vez más tenue, mas cercana
Cuando se apague seremos espejos
De este trastero llamado baúl del alma

9/21/2006

ERNESTO


Esa noche soñé que mi despertador Ernesto desertaba, que a hurtadillas se hacía un bulto con su ropa ajada y de puntillas salía de la habitación sin derramar ni siquiera una lágrima por todos los años que estuvimos juntos. En la repisa quedó un vacío que intenté llenar con otros despertadores que se esforzaron en hacerme feliz, mas no fue ya lo mismo, y todos aquellos años en los que derroché felicidad por los cuatro costados ahora me pasaban tremenda factura.
Esa noche soñé que cuando despertaba y abría los ojos ya no estabas tú, tus agujas negras ya no apuntaban a mi pecho desnudo, ni mis dedos se deslizaban cuidadosamente por tu lomo mientras una musiquita sempiterna me daba los buenos días. En su lugar una escueta nota en una servilleta manchada ocupaba tu lugar. Un frío adiós, que no un hasta luego, un gracias por nada, una firma hueca e insípida que resonaba como un eco itinerante que se cuela furtivo entre mis huesos, serpenteando, para con su aguijón de hiel inyectarme un veneno letal.
Ernesto, te cansaste de estas cuatro paredes y te preguntaste por el mundo exterior, por como serían los despertares junto a un fakir hindú, al lado de una preciosa geisha o a los pies de un truhán contador de cuentos. Quisiste recorrer el mundo y acumular experiencias que te hicieran crecer hasta convertirte en algo más que un objeto decorativo cualquiera. Recorriste montañas nevadas con afamados serpas, cruzaste océanos con experimentados buscadores de tesoros, viste a los niños reír abrazado a reputadas compañías circenses, fuiste hora de la misa, despertares del soldado raso, ocaso del gigoló venido a menos, pasto de las llamas en un incendio, musiquita matinal del invidente, azote del pervertido, rutina de una ama de casa derrotada, stress del corredor de bolsa, látigo para el colegial imberbe y desespero del inmigrante ilegal.
Cuando ayer recibí tu última carta en la que me decías que no te encontrabas demasiado bien, que los achaques ya no perdonan a tu edad, y que este reuma te estaba matando poco a poco, supe que había llegado la hora de romper el cascarón y salir en tu búsqueda. La maldita humedad, me cuentas como queriéndote excusar, era la culpable. Dentro de la carta la foto de rigor. Estaba vez me escribes desde el Nepal, y a tu lado aparece un lama sonriente que te pasa un brazo por encima, de fondo muchas montañas blancas tapizadas de bruma. Te vuelvo a extrañar sobremanera al ver esa foto y una chispa de desilusión amenaza con achicharrar mi cabellera.
Pero esta noche que desfilo entre mis sábanas, mi añorado Ernesto, al fin he logrado desalojar al ocupa del rencor, y ahora, cuando ya noto el hormigueo que me sube por las piernas, me desvela la ansiedad del que sabe de una resurrección cercana.
Mañana cuando despierte estaré un poco más cerca de ti. La alforja de ropa ya está preparada y la servilleta llena de letras que no dicen nada. Nadie me echara de menos cuando esté lejos, tan lejos como lo estás tú ahora, recorriendo senderos que me lleven hacia ningún sentido, en ninguna dirección. He comprendido que mi lucha diaria no está entre las cuatro paredes de una oficina gris, que el fusil que un día intenté empuñar tiene la pólvora mojada de no usarse, que la monotonía a la que me someto inerte es una cruel sátira que me anquilosa en este barrizal de comodidad perenne.
He aprendido de ti, mi añorado despertador, que no todas las estrellas iluminan igual con el paso de los años, que no hay dos despertares siquiera parecidos ni sufrimiento que cien años dure. Cierro las puertas a mis “quejios” y me voy en tu búsqueda. Has vuelto reverdecida, mi ilusión.

9/03/2006

Declaración de Intenciones


Yo no quiero que me busques en los bares por que la cena está en la mesa
Yo no quiero admirar tus rulos, tu bata ajada y tus variadas cremas para el cutis
Yo no quiero escuchar tus hirientes comentarios sobre la vecina del quinto
Yo no quiero especializarme en programas de la prensa rosa
Yo no quiero llevarte a la peluqueria dos veces al mes
Yo no quiero tu tarjeta del Corte Inglés ni tu suscripción vitalicia al Pronto
Yo no quiero gritos ni berrinches, no deseo una ingrata soledad
Yo no quiero envejecer pensando en los sueños que no voy a cumplir
Yo no quiero ver como azotas a los niños por romperte la vajilla
Yo no quiero playas abarrotadas en verano, ni chimeneas en invierno
Yo no quiero que me cuentes que no te hablas con tu hermana por la herencia de mamá
Yo no quiero que me tengas preparadas las pantuflas al entrar
Yo no quiero verdura para cenar ni paellitas de domingo
Yo no quiero un amor de andar por casa, ser infelizmente feliz
Yo no quiero paraguas en enero ni elegir pareo para ti
Yo no quiero ir a comprar al macro dos veces por semana
Yo no quiero que elijas mi colonia, que decidas mi champú
Por todo esto os suplico que no me dejeis caer
Que no permitais que mis huesos den con una mujer maruja
Y prefiero ser el bohemio, el crápula que cierra los bares
Prefiero ser el putero, el que abraza las farolas y desnuda amaneceres
Prefiero ser el que estrena las botellas, el que apura los vasos
Prefiero la soledad sonora, el que pierde la cordura a diario
Prefiero que todo el barrio murmulle lo mal que voy a acabar
Prefiero seguir este camino perverso, de baja catadura e inmoral
Prefiero deshacer mi vida en mil y un cubitos de hielo
A que se pudran mis pistilos y me corten la raiz
Yo no quiero ser tu hombre florero, mujer maruja

8/17/2006

DOCTOR DESEO (QUE GRANDES)


Tuviste que decirme adiós,
calles hundidas a mis pies
pa echarte en falta hasta la muerte
Y yo bailando,al ritmo de mis zapatos negros
como una veleta fiel al viento.
Corazón de Tangotengo el cuerpo de jota y soy,
un aprendiz de sinvergüenza.
En brazos de la soledad vendió su alma al diablo,
y aquí tu y yo brindando por un adiós.
Vamos a engañarnos y dime mi cielo
que esto va a durar siempre,
perderme en tus brazos dulce locura
tu mi droga mas dura.
Corazón de Tango
tengo el cuerpo de jota y soy,
un aprendiz de sinvergüenza.
En brazos de la soledad vendió su alma al diablo,
y aquí tu y yo brindando por un adiós.
Vamos a engañarnos y dime mi cielo
que esto va a durar siempre,
perderme en tus brazos dulce locura
tu mi droga mas dura.
Vamos a engañarnos y dime mi cielo
que esto va a durar siempre,
perderme en tus brazos dulce locura
tu mi droga mas dura.
Vamos a engañarnos y dime mi cielo
que esto va a durar siempre,
perderme en tus brazos dulce locura
tu mi droga mas dura.

DOCTOR DESEO.....CORAZON DE TANGO

8/16/2006

El tren (se va)


Y por más que te supliqué, que te quedaras
Ahora que veo el tren marchar
Y una última lágrima en el cristal
de aquello que se quedo prendido
Entre tu y yo
Se desparrama (de arriba a abajo)
La quiero para mi
La guardaré en el cristal
De esa copa de vida
Que un día compartimos
Y retengo tu rostro en el vagón
Ya no me quieres
La niebla lo ha dibujado
Y el tren se va, sin remisión
Por más que corra, inalcanzable
Por más que proteste, incontestable
Será tu velocidad más tajante
Que el deseo de que amanezcamos
Que apriete los ojos y te vea
O te desvanezcas en mis brazos
¿Que importancia tiene?
Ahora que el tren se va
Me quedo en la estación, hueco
Y un grito en la noche
Te recuerda incandescente
Hincando las rodillas en el andén
Siento el vacio de tu ausencia
Perdido el billete hacia el deseo
Corro detrás de lo perdido
Y te suplico un beso, una última mirada
Una lágrima más para mi cristal
Mientras el tren se va
Y yo también me voy con él
A mascullar mi derrota
Que empezó con tu ignorancia
Y tu falta de caridad
Se que no te veré jamás
Que todo acaba y hace bien
Que no aprendí a disfrutar
Y que no supe entender
La diferencia entre ser y estar
Entre perderme en tus brazos
Y encontrarme en tu pecho
Dulce locura eras
Mi droga más dura serás
Déjame correr a la par
Mientras el último tren se va
Y aprendo a olvidarte, sinuosa
Y lentamente desvaneces
Cuando las piernas me fallan
Y este nuestro andén se acaba
Y este nuestro tren se va

8/03/2006

Tristura (2 parte)


Amanece para todos pero la brisa te ignora
Y una gota de lluvia se posa en tus caderas
Mientras el sueño huye a hurtadillas
Y los anhelos del diario se diluyen
Entre sorbos de champagne
Buscas tu dignidad distraida
Entre excursiones al lavabo
Izas la bandera blanca del deshaucio
Y pides una nueva tregua a la vida
Que te ha adelantado por la derecha
Para llevarte a un callejón sin salida
Que está cerrado por cansancio
Para sumergirte en el pozo
Que se secó con tus lágrimas
Para dejarte prendado de algo similar
A esta Tristura que te embarga
Cuando recorres las calles cual peregrino
Sin más posada que el fracaso
Sin más almuerzo que el desaliento
Pidiéndole un respiro al desatino
Que le ha robado los arrestos a tu alma
Y ahora ríe con sarcasmo
Mientras te sumerges en arenas movedizas
Aleteas y notas el pesar de tus piernas
Cuando las fuerzas ya no te acompañan
Y el aliento raudo se escapa
Hasta dejarte solo y maniatado
A una Tristura que te somete
A la dictadura del hastio
Donde reside el olvido
En las púpilas de la algaravía
Que han renegado de su brillo
Y te aparca en la ceguera
De una Tristura anquilosada
Tristura inhumana
Tristura equivocada
Tristura adictiva
Tristura huracanada
Triste tristura

7/13/2006

Te adoro (te odio)

Adoro esta juventud perenne
Porque me mezco en sus olas
Buceo en sus aguas templadas
Y navego con rumbo firme
Pero a la vez la odio
Cuando me acerca al precipicio
Pone en duda mi hombria
Y somete mis principios
Adoro mi infancia, sempieterna
Cuando su ofrenda son risas
Pruebo el sabor de su pócima
Y arranco estigmas del alma
Pero a la vez la odio
Cuando me torna vulgar y zafio
Y me prepara mortales trampas
Para que caíga primerizo
Al pecado de unas curvas
Al sabor de un beso robado
Adoro este vigor azaroso
El que nace de la rabia positiva
Para lanzarme al vacio
Donde respiro a bocanadas
Aire que salpica mis tremolas venas
De unas verdad bienvenida
Pero a la vez la odio
Porque me arroja al deseo
Donde me azuza este fuego
Me confunde con sus artes
Conduciendome al despecho
Maltratando mis heridas
Sonsacando mis verdades
Volviéndome ruin y humano
Ciudadano de un cruel mundo
Mundo del quiero y no puedo
Y adoro esta vida
Porque me lo da todo
Pero a la vez la odio
Cuando sin rubor me lo quita
Y me hace sentir tan viejo
Que me arruga esta camisa
De domingo recien comprada
Que agría este buen vino
De cosecha resabiada
Que me lleva tan lejos de aquello
Que un día estuvo tan cerca
Miel que pusiste en mis labios
Para devolverme al ostracismo
De una inmensa bofetada
Y no te aposento en mi olvido
Reminiscencia de una vida
De una juventud perenne
De una infancia sempieterna
De un vigor azaroso
Y es por eso que te adoro
Vida cuando me lo das todo
Y es por eso que te odio
Cuando tan cruel me lo quitas

Tan joven y tan viejo ...."Like a Rolling Stone!"

7/02/2006

Animal de Costumbres

Soy un animal de costumbres. Buenas, malas y regulares. En ocasiones afloran mis debilidades y no puedo controlar los excesos, es entonces, solo cuando los bares se convierten en alojamiento puntual de mi alma, cuando busco el consuelo en un combinado de White Label con naranja, luego en otro, y asi sucesivamente me teletransporto a una realidad paralela donde me siento momentaneamente cómodo zambulléndome en un mar de mierda, de amasijos resquebrejados de un pasado mal cosido, de los retazos del subsconsciente que de repente pasan a un primer plano y se convierten en una dóctrina a obedecer a pies juntillas. Y me pierdo entre excesos, todo es desmesura y nada tiene la importancia que se le dió en otro momento menos prosaico. No tengo ni puta idea del porqué, solo se el como, el donde no tiene importancia, el cuando lo controla mi reloj biológico. Necesito perderme de vez en cuando y sumergirme en este mundo sórdido lleno de sinsentidos, de lujuria, de egocentrismo, de vanidad y locura desbocada.
Se que hay algo dentro de mi cabeza que no funciona de forma correcta, todos lo sabéis, es como la pescadilla que se muerde la cola, un proceso interno que se encuentra bloqueado, un disco duro invadido por un virus mortal de necesitad. Formatear tampoco es la garantía, primero porque me faltan huevos para hacerlo, segundo porque no estoy convencido de quererlo hacer.
Es extraña la psique del ser humano, pero subyace en el fondo una cuestión puramente antropológica, somos animales de constumbre, visitamos los mismos bares, cometemos una y otra vez los mismos errores sin aprender nada (estoy totalmente en contra de aquel que diga que de los errores se aprende), sufrimos por los mismos amores, y a la vez solos sabemos amar de una manera. De esta debilidad no aprendo, doy vueltas en circulo y siempre aparezco en el lugar donde comenzé a andar, al día siguiente amanezco resacoso y pienso si merece la pena tener remordimiento alguno por lo que los actos cometidos. Ahora ya no lo hago, si no cambió será porque soy una animal de constumbres, amanerado y dócil, una comadreja cobarde que acude rauda a su madriguera cuando el cerebro centrifuga a máxima velocidad, un perro que con el rabo entre las piernas vuelve raudo al territorio marcado donde se siento muy seguro. Es entonces cuando espero a que el tiempo inexorable juegue su papel, para que llegue el lunes y me convierta en un animal de constumbres distintas, la misma oVeja en distinto REDIL (Dedicado a Rapunzel).
ECHM

6/18/2006

UN RAYITO DE NOSTALGIA...

NO SE ME IMPORTA UN PITO
No se me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de sorportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme! Ésta fue -y no otra- la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa. ¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado? ¡María Luisa era una verdadera pluma! Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres... ¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. "¡María Luisa! ¡María Luisa!"... y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte. Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo. ¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera..., aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas! ¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes... la de pasarse las noches de un solo vuelo! Después de conocer una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo? Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.

4/09/2006

Somos lo que decimos


Pienso en todos y cada uno de los actos que realizamos a lo largo del día, y por extensión a lo largo de nuestra existencia. También pienso en los propios y los coloco en una balanza. Entonces y solo entonces me doy cuenta de que el egoísmo es el núcleo y motor de nuestra existencia. Esta afirmación no debe entenderse como un axioma irrefutable (siempre hay excepciones) pero si como una generalidad. Buscamos en cada una de nuestras acciones sentirnos reafirmados, escuchados, aplaudidos, apoyados y casi idolatrados por las personas que nos rodean. Y me pregunto si todo esto es saludable o simplemente se trata de mentiras podridas, si somos tan zafios como para creernos las chorradas que a diario intentamos transmitir. Somos vendedores de humo, tahúres de ilusiones y pregoneros de falsas doctrinas.
Miseria, eso es lo que transmitimos cuando intentamos imponer a alguien nuestras ideas propias. No se puede buscar la felicidad propia a costa de la miseria de los demás, no se puede comer con cubiertos ajenos ni hablar por otras bocas que no sea la nuestra. Es ilícito y reprobable.
Pido perdón si ofendo cuando vomito al escribir, lamento tener que alimentar mi patético ego casi a diario.

SOY EL MEJOR

Andábamos yo y mi ego
Aumentando mi autoestima
Con mis cuentos y mi espejo
Diciéndome -yo soy el mejor-
Hablábamos yo y mi ego
De lo bien que hago las rimas
Del encanto de los feos
Repitiéndome -yo soy el mejor-
¡soy la hostia! -dije yo-
Y mi ego dijo -no-
Eres lo mas chupi, lo mas chachi, lo mas guay y vacilón
Arrasas con todo, mi autoestima ha crecido mogollón
Cantábamos yo y mi ego
La canción del poderio-soy tremendo, soy perfecto
Y por supuesto, yo soy el mejor
Mi autoestima ha crecido mogollón
Conversamos yo y mi ego
Del buen rollo que nos damos
Del aura que desprendemos
-que suerte que tengo de ser yo-
Mi autoestima ha crecido mogollón
-soy la hostia- dije yo
Y mi ego dijo -no-
Eres lo mas guapo, lo mas majo, lo mas justo y lo mas noble que hizo dios
Mi autoestima ha crecido mogollón
Aunque creo, digo yo,
Que es una exageración
Soy buen tipo pero bueno, no tanto como el mejor
Hago lo que puedo, pero bueno, no tanto como el mejor
Pero cuando soy sincero viene mi ego y me dice -¡otra vez mamón!-
Mi autoestima se ha quedado donde estoy en lo que soy

3/05/2006

ONAN

La eterna lucha:
El Dios Onan nos incita al pecado pero el Gran Hermano siempre permanece en guardia, agitando nuestra conciencia

1/28/2006

Temporal


Tardabas en llegar y hacia frío. La caldera estaba estropeada y con este temporal ningún técnico se aventuraba a venir hasta aquí. Decidí preparar dos infusiones bien calientes, para cuando regresaras con la piel enrojecida y dura. Tuve tu imagen congelada en mi retina durante breves segundos. Los suficientes para verte y calentar mi alma inquieta. Eras imagen en el portal, asiendo la llave con tu temblorosa mano. Yo, presto a abrirte, impaciente por abrazarte y ayudarte con caseros métodos a que entraras rápidamente en calor El tilín del microondas rompió la magia inmediata de un pensamiento frágil, disoluble. Con una breve mirada al reloj de pared observé que éste marcaba las nueve y media de la noche. Me extrañé de tu tardanza y marqué otra vez el número, aquel que tenía aprehendido entre pecho y espalda. De nuevo se repetía, insoportable, la voz de esa maldita grabación. “El teléfono al que llama está fuera de cobertura, inténtelo de nuevo, más tarde”.
¿Más tarde?- me pregunté iracundo-. ¡Que sabrás tu cuan tarde es!
Dejé tu té en el microondas, para que conservara el calor, y estreché el mío entre mis coaguladas manos. Deseaba que a tu llegada todo fuera perfecto. Que unas manos frías no echaran al traste una labor meticulosamente planeada era muy importante. Había que cuidar los pequeños detalles, y yo me había convertido en un especialista en esos menesteres.
Sentí un bienestar aposentado en mi vientre, una sucesión de sensaciones placenteras que se repetían perpetuas mientras el té transitaba furioso por mi laringe deslizándose rápidamente por el esófago, serpenteando curioso y delicado por mis entrañas, hasta aposentarse allí donde más falta hace cuando nos abraza el crudo invierno.
Regresé al comedor y me quedé de nuevo absorto ante la foto de bodas, aquella en la que tus mejillas radiaban una instantánea felicidad. Un flash de Polaroid. Quizá fueron minutos, quizás horas las que pase allí delante. Habían pasado ya nueve meses y nuestro bienestar, amamantado a pellizcos de pasión, no había hecho más que crecer como una cría de cervatillo protegida por el calor del pecho de una madre. Me sacó de este letargo el viejo reloj de cuco regalo de tus padres- aquel que había sobrevivido generación tras generación-. Las once. No era normal tu tardanza, aunque pensé que quizás habrías pasado por casa de tu hermana Irene, que prometió dejarte la manta eléctrica. Si, debía ser eso. Recuerdo que la pasada noche te agarraste tan fuerte a mi. Tiritabas. Este jodido invierno va a acabar con tu salud -pensé antes de acunarte entre mis brazos-
Me tumbé en el sofá, protegido por la vieja manta a cuadros de poliester que adquirimos en el mercadillo local, tras una larga deliberación que desembocó en absurda disputa. Me acurruqué y conecté la televisión con el fin de despejar mi mente de cualquier pensamiento dañino. El parte reflejaba los efectos del temporal. Imágenes de manzanas enteras sin suministro eléctrico, coches volcados por el viento huracanado, y algún que otro desaparecido se paseaban por mis pupilas con total impunidad.
Noté los que los parpados me vencían poco a poco, como el cuidadoso trabajo de una termita, y con tu imagen clavada en mi retina lentamente deje que el sueño se apoderará de mi. Tranquilo y confiado Morfeo me retuvo durante unos minutos que pudieron ser horas. Tal vez días
Todavía tocaba tu rostro cuando me despertó el teléfono. Un amasijo de hierros en la cuneta, los restos de una manta eléctrica y una bolsa de caramelos de eucaliptos - aquellos que sabías que me chiflaban-, han sido la herencia que has dejado anquilosada en mi alma.

Han pasado seis meses desde la noche en que me abandonaste. El té sigue en el microondas, y todavía se aprecian tus curvas en la cama. En nuestra foto de bodas ya no estas. Rompí tu mitad y ahora habitas en la chimenea. Es una forma diferente de darme calor. De aportar un relámpago de cordura a esta sinrazón diaria que me aturde. Quizás así consiga prorrogar esta agonía que me abraza en invierno y me abanica cuando llega la primavera. Sobrevivir a tu ausencia será mi objetivo principal en los próximos cuarenta o cincuenta años. Eso y quizás también esquivar tu guadaña, mujer nacida del frío.

38 grados y un Ventolin


Tengo un resfriado mal curado y me estoy enamorando de él. Por más que me medico no hay manera de acabar con su presencia. Vive conmigo todas las estaciones del año, alojado entre la laringe y el bajo vientre, se pasea por mis entrañas como Pedro por su casa. En verano en forma de agria tos, en invierno se disfraza de fastidioso esputo y viscosa mucosidad perenne. En primavera es fatal alergia, picores molestos que me recuerdan que el tiempo pasa pero el continúa allí. En otoño es desmesurada jaqueca y Prozac resabiado.
Se acuesta conmigo por la noche y me hace compañía en mis íntimos momentos de soledad. Me aconseja en temas amorosos y me disuade de mis esquizofrénicas tentaciones de matar. El se ha convertido en mi mejor amigo. En alguna ocasión, cuando toso y retoso me pongo malísimo y le odio a rabiar, pero se me pasa enseguida. En cuanto recuerdo que es mi fiel compañero de batallas, aquel que habita en mi. He aprendido a quererle como es y a asumir que me lo llevaré cosido a la tumba. Le amaré hasta los restos ¡Pese a que es un jodido constipado cargante!
Y a veces siento que le quiero, ¡que le quiero tanto! Como nunca querré a un ser humano, ni a mi perro siquiera. Aunque me traiga las zapatillas.

Esta mañana desperté y te miré alucinado. Creo que en tu mirada residían destellos de un amor primerizo, recién estrenado.
- ¿Nunca te has enamorado?- le pregunté intrigado-. Tienes el corazón tan entero que me das miedo.
- Me enamoré hace tiempo- suspira-. Yo residía en un cuerpecillo gris, repleto de enfermedades y virus peligrosísimos que tenían al pobrecillo tipo destrozado, al filo de la guadaña. Recuerdo una mañana de resaca, me harté de tripis la noche anterior y no estaba para nada ni nadie. Me columpiaba somnoliento al final del intestino delgado cuando noté que alguien me impulsaba más y más fuerte. Gastaba un perfume embriagador y el roce con su piel de primera me produjo un escalofrío que me sacudió instantáneamente del letargo en el que me encontraba. Era la gripe intestinal más hermosa que había visto nunca...
- Es realmente emocionante el primer amor- le interrumpí-. ¿Y que sucedió entonces?
- Fue efímero. Nos besamos hasta que nos dolieron los labios. Durante días, vivimos al límite de la intensidad y las flechas de Cupido habitaron dentro hasta que ese puto medicamento lo jodió todo. Una mañana fría ella me dijo que se iba, que la enviaban a otro cuerpo, que este ya no daba para más. La culpa fue del amor intenso. Del amor y de ese inoportuno medicamento. Odio el Pimperan desde entonces, ya que estoy seguro que ella era mi otra mitad, mi alma gemela, mi yang. Demasiado tarde, ahora que solo queda el recuerdo de una despedida en el esófago. Los guardas no me dejaron pasar de allí y grité impotente. Grité hasta sentir reventar de afonía. Sabes, la vida de un virus también puede ser tan triste como la de cualquiera. Incluso más triste que la tuya.
- Es una historia muy triste, cierto. Yo también me enamoré y sufrí, pero mi sufrimiento no es comparable al de muchos otros. El mío fue gratuito y banal. Fue una pataleta pueril, como cuando de pequeño me prohibían ver las películas de dos rombos. Cof cof cof. ¡Estate quieto travieso!
- Perdona, es que estoy cambiando de postura. Uno se hace viejo y los huesos empiezan a quejarse. ¡Eso y la maldita humedad de este pueblo costero! Nunca me habituaré a ella. Hablando del amor, y perdona mi indiscreción,¿ como acabó lo tuyo con la rubita vendedora de merchandising?
- No se nada de ella desde que le tosí en la cara. Eres muy celoso, ¿sabes? Desconocía que los virus tuvierais esos defectillos tan humanos
- Lamento de veras haber provocado esta situación, pero no te merecía. Demasiado egocéntrica. No hacía mas que hablar y hablar durante horas de cómo le miraban los clientes. ¡Mujeres!. Además llevaba demasiado maquillaje.
- Da igual. En el fondo te lo agradezco, no era mi tipo. ¡Que mujer tan aburrida! Tu en cambio hablas tan bien, y tan bajito. ¡Que importante es hablar bajito! Es lo que más me gusta de ti.
- Gracias, me haces sonrojar. ¿Dormimos otro ratito?

Nos abrazamos y entrelazados dormimos durante horas, en la seguridad que nada podría perturbar nuestra pasión recién nacida. Estaba empezando a brotar un sentimiento arraigado entre los dos. Fue esa misma noche cuando decidí dejar de medicarme más que lo imprescindible para sobrevivir. Alejé todo pensamiento de extinción y entre aspavientos y accesos de tos fuimos tres aquella noche.
Tú, yo y mi añorado Ventolín.

Más de Piratas (Iván Ferreiro)



Que grande eres Iván!!

-aunque estés en la sombra-


Los Piratas - Tan Fácil
(Manual para fieles)

Ya no tienes que jugar

Podras venir y arrodillarte ante mis piernas

Podras hacer lo que tú sabes que me gusta más

Y callada perdonarte será fácil

Ya no tienes que buscar es tan fácil conocerse.

Si siempre que me tocas reconozco mis derrotas!

Reconozco que esperar es más fácil cuando

Sabes que te has ido lejos

Sabes que no has perdido posibilidad

Y empujas más los huesos

¿Dónde has estado?

Creo que salí a preguntar por ti

Y nadie ha contestado

Y me quedo aquí parado,

Todos me han mirado y no encajé muy bien

Que te hayas marchado...

Reconozco que esperar no es tan fácil,

Y es tan grande la ciudad que marea tanta altura

Y no es tan fácil...

Ya no tengo q esperar

Podré salir cuando yo quiera y revolcarme

Podré jugar con las dos cosas que me gustan más

Siendo malo cualquier trato será frágil

Convendría relajar me he cargado tantos pactos.

Que solo si me caigo justifico buenos ratos!

Ya no tienes que jugar...

Haiku (3)


Todo fluye, nada permanece
Tampoco en nuestros corazones
Ni el dolor es eterno
(Ni el placer tan efímero)

Sueños perdidos


Te esperaré en el arrollo
Deshojando margaritas
Mientras las gacelas bailen
Y el mirlo cante sonatas
Yo me quedaré dormido
Soñando sueños perdidos
Contemplando tu reflejo
Inventando desvaríos,
Yo me quedaré dormido
Postrado en la verde hierba
Que me cuide y de su abrigo
Trasladado a un mundo nuevo
Donde empecemos de cero
Yo me quedaré dormido
Sumergido, revivido
Hasta que llegue el rocío
De la mañana nacida
Que me devuelva su frío
Para congelar un sueño
Y devolverme a este mundo
Mundo que derrama hastío
Cuatro deseos perdidos
De lágrimas malcosidas
Que reposan en el río
Pacientes como un anhelo
Que yace inerte, escondido
Y me quedaré dormido
Soñando sueños perdidos
Postrado en la verde hierba
Inventando desvaríos
Recorriendo mil caminos
Derechito a tus sentidos
Caminando por el filo
Soy marioneta sin hilos
Para aislarme en esta celda
Del desamparo colgado
Como un cuadro inacabado
Como el placer cercenado
Como el niño abandonado
Como un loco enamorado
Te esperaré en el arrollo
Deshojando margaritas
Contemplando tu reflejo
Contando cuentos manidos
Yo me quedaré dormido
Soñando que no te has ido
Que eres llama incandescente
Que protege y dame abrigo
Soñando que no se extingue
Sea perpetua, excesiva
Como un amor desbocado
Hasta que me duela el pecho
Histriónico, exagerado
Soñando sueños perdidos
Yo me quedaré dormido
Y tú a mi lado, conmigo