Páginas vistas en total

10/29/2008

Será



Será verdad que nos creemos el ombligo del mundo y cuanto más sucede más inseguros estamos, más débiles somos, mientras los humildes viven con el alma apaciguada y el corazón domado.


Será también cierto que nos atrae lo enigmático, lo desconocido, por depararnos nuevas aventuras que alimenten nuestras en ocasiones aburridas y marchitas existencias.


Será no menos real que perfecciono tu ser y se volatilizan tus carencias con el inexorable paso del tiempo que me mece en esta nube de algodón mordisqueada impúdicamente.


Será tan cruel el paso de los años que me llevan a la desembocadura de un río plagado de cuerpos trillados, mientras me planteo el origen de mis días y la angustia vital que se antepone a lo desconocido.


Será tan miserable el futuro que no me depare viajes con abrazos, puestas de sol con besos, cenas con velitas, amores pretéritos que resurjan de sus cenizas, que vuelvan a asomar como los caracoles tras la feroz tormenta.


Será tangible algún día tu fragancia en mi lecho, tu respiración en mi pecho, tu palabra en mi memoria, tu mirada anclada en mi retina, tu ilusión en mis entrañas, tu sentir en mis costillas, tu cielo en mi suelo, tus labios aprehendidos a los míos, entrelazados, unidos hacia el mismo devenir.


Será que soy ser humano, tan humano que en ocasiones me olvido de respirar cuando te proyectas como una diapositiva perenne en mi entrecejo fruncido.


Será que aunque te quise y te quiera, no me olvidaré de quererte también mañana.

10/12/2008

¿Quién vengo siendo?



Es tan fina la línea divisoria entre la cordura y la locura que en ocasiones me planteo cruzar al otro lado y que todos mis requiebros mentales pasen a mejor vida. Quizás sea un acto de cobardía pero muchas veces me resulta complicado seguir adelante, cuando los pensamientos nocivos pueblan mi cerebrito y me dejan exhausto y meditabundo durante horas, días en ocasiones.

Quizás tengan la razón los locos cuando en un momento dado de sus vidas deciden cruzar la línea y hacer un corte de mangas a todos los que alardeamos de una supuesta lucidez, decisión, equilibrio y saber estar. Yo me cago en el supuesto equilibrio mental del que algunos alardean, me cago porque no me lo creo, porque no hay una fórmula mágica que consiga dotarnos de esa facultad tan etérea, tan efimera, tan ególatra por el simple hecho de ser humana.

Me olvido de que tengo que trabajar para poder vivir, pero no me olvido del fin de mi existencia y de la angustia vital que me provoca, me olvido de los cumpleaños y las navidades pasan de largo en mi calendario, pero no me olvido de que no pude retenerte entre mis brazos por toda la eternidad. Me olvidé de quererte a diario, pero no me olvido de recordar que no lo supe hacer, no me olvido de decirme a diario que no se pueden poner límites a las vidas ajenas, pero me olvido de flagelarme por una inmadurez perpetua.

No se, todo se me escapa demasiadas veces, desparraman mis pensamientos y mi karma se resiente. No hago más que dar vueltas en círculo a mi naturaleza, vueltas que por más absurdas que sean (que lo son) no por ello dejan de ser inevitables.
Entonces me planteo que quizás los locos sean más felices en su mundo inventado, o quizás yo sea un ser humano cuerdo por el mero hecho de planteármelo.


10/05/2008

Amores platónicos


Chicas de las que soy susceptible de enamorarme platónicamente un domingo por la tarde cualquiera:



- Cantante de voz melosa de un conjunto de blues con potente sección sección de viento.
-Fotógrafa oficial del conjunto de blues antes mencionado.
-Chica que lee a Pessoa en el metro.
-Pianista que me despierte con cualquier pieza de Chopin
-Abonada 107 del Aparcamiento Alternativo I y II
-Pintora de retratos en las ramblas, lateral derecho tocando con calle Ferrán
-Cualquier cara bonita con rasgos marcadamente hindúes.
-La chica de gafas de pasta con coleta y profundos ojos negros de la biblioteca del barrio.
-Grupie de Carlos Chaouen o Ivan Ferreiro

............

- Y de Cristina Brondo (dame una oportunidad!)



Fin de la primera parte.