Páginas vistas en total

1/18/2012

El placer de estar vivo.

Hoy hago una semana de vida. Ni más ni menos. Una semana ha pasado ya desde que alguien decidió que siguiera aquí un tiempito más. Y a ese alguien, sea quién sea, le estaré eternamente agradecido, y ese tiempito lo pienso vivir a tope, no puede ser de otro modo.

El placer de estar vivo, ese es el que debe guiar nuestros designios. Todo se puede romper en un segundo letal, en un momento de infortunio, o por cualquier avatar del destino.

Cuando quedé cruzado en medio de la autopista los airbags ya habían saltado y me retorcía de dolor, creo que esto ha sido lo más parecido a un infarto que he sufrido nunca. Entonces ya no estaba nervioso, veía a los coches venir y pasarme por los lados, y pensé “que sea lo que Dios quiera”. Y “Dios” quiso que me golpeara un camión, destrozándolo todo a su paso menos el espacio que ocupaba mi puerta. Y desde entonces creo en “Dios” en forma de Ángel de la Guarda. O llamémosle “x” en esta fiesta sin último baile

Pero no es este el motivo de que hoy abra este post. Porque este post sólo tiene un motivo y un porqué, y es agradecer, en estos días complicados e inciertos para mi, las atenciones recibidas, el mimo y los cuidados infinitos que me habéis dado. Nunca tendré ni suficiente tiempo ni suficientes palabras para agradecéroslo, pero de lo que no me cabe duda es de que soy un tío muy afortunado, ya no solo por salir ileso de tal accidente, sino también por estar rodeado de personas como vosotros.

Mi corazón siempre será vuestro. Os quiero.

GRACIAS

1/06/2012

El otro lado de la cama

El otro lado de la cama se niega a acomadarme, por mucho que me empeñe en intentar reposar en ese extremo siempre sufro un fuerte empellón que me devuelve al sitio de orígen.

Debe ser que está reservado para otra persona.

1:53 H

¿Cuántas vidas se pueden vivir en una vida?

Morirse y resucitar de nuevo, hacerse fuerte en tu agujero, sabiendo que lo mejor aún está por venir, que todo el esfuerzo no puede ser vano, y, aunque lo sea , aún te quedarán tantas vidas por vivir dentro de tu indisoluble existencia, que ni siquieras tendrás tiempo de reparar en ellas.

1/04/2012

Flash

Decimos, hacemos y deshacemos, hablamos por no callar y manifestamos nuestro desacuerdo continuamente, nuestra desaprobación ante hechos que son juzgados implacablemente.

Lucha de gigantes, frente a frente yo y mi ego,mi ego y yo. Siempre pierdo la batalla, siempre seco mis lágrimas rápidamente con la mano para que nadie me vea llorar.

Como me gustaría poder sacarme las entrañas, lavarlas, centrifugarlas y secarlas al sol.

Como me gustaría cambiar determinadas cosas de mi. Y ser mejor.

1/01/2012

1 de enero de 2012 (seguimos vivos)


Y es ahora cuando empiezas a darte cuenta que la vida va en serio, cuando todo un año pasa en un suspiro y se te queda cara de tonto al arrancar la última hoja del calendario.

1 de enero de 2012 y, para no perder la costumbre, aquí estoy, vivo que no es poco, e intentando poner en orden pensamientos y sentimientos acaecidos durante estos últimos 365 días, y, como decía al principio, sintiendo que todo se escapa cada vez más rápido y depende menos de nosotros, que nuestros actos y devaneos son efímeros y huidizos como un caramelo que se te cae de la boca a la tercera chupada.

No hay buenos propósitos para este año 2012, no creo que sea loable hacer una lista de ellos e intentar llevarlos a la práctica. Primero y razón esencial, porque eso nunca pasa, y segundo porque los buenos propósitos no se planean, ni siquiera se conciben, simplemente se realizan de forma espontanea. Creo en eso, en seguir apostando intuitivamente, aún a riesgo de equivocarte hasta las trancas.

Seguramente en ello consiste nuestro eterno aprendizaje hacia lo desconocido.
En vivir intensamente, sentir como concibo los sentimientos y sobre todo seguir riendo y pasando buenos ratos con aquellos que me demuestran a diario su valía. Que no nos quiten eso por favor, que nos dejen seguir jugando, que nos dejen seguir apostando y seguir equivocándonos.

Poco más que añadir, ayer cuando veía por la tele a tanta gente exultante ante la entrada del nuevo año pensaba que si fueran plenamente conscientes de lo que les espera en el 2012 seguramente no lo celebrarían tanto. Pero el ser humano es así, hermosamente irracional. Eso sí, ya nos pueden joder los de arriba que no saldremos a la calle a quemar los bancos. País cobarde.

Feliz 2012, que no nos pase ná