Páginas vistas en total

12/19/2006

DEMENCIA SENIL NON GRATA


Toc toc - el golpeo de la puerta era fuerte e insistente-

Pedro esbozó una sonrisa sarcástica mientras se atusaba la barba cuidadosamente y pensaba en el sinsentido de ser impaciente en los tiempos que corren

Ya va - voceó Pedro con desgana- Nombre y apellidos

Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, comandante en jefe del Ejército chileno durante 25 años amén de Jefe supremo de la Nación y Senador vitalicio en el Parlamento chileno

Pedro buscó el nombre en la larga lista del día, acto seguido abrió la pesada puerta, que chirrió organizando tremenda escandalera. Fue entonces cuando encontrándose cara a cara con el adyecto dictador le espetó.

Uy que mala cara!. No le ha sentado demasiado bien morirse. Bueno, le explicaré la normativa interna. Está terminantemente prohíbido exterminar arbitrariamente así como poseer armamento de fuego. Tambíen -obviamente- reprima sus instintos mas bajos, no están bien vistos los golpes de estado en estos lares.

No se preocupe usted por eso-respondió raudo Augusto- El trabajo sucio no va conmigo, yo soy un criminal con guantes de seda, nunca manché mis manos de sangre, para eso ya tengo a mi querido almirante José Toribio Merino así como al comandante en jefe de la Fuerza Aérea, general Gustavo Leigh. Diantres, casi olvido al director de la policía militarizada chilena, general César Mendoza...

De acuerdo-le cortó el santo cansado de tanta verborrea inócua- , pues si las normas están claras ya pude usted pasar, quítese esos horribles zapatos y haga un poco de ejercicio, da asco ver lo gordo que se ha puesto. Por cierto, Adolf preguntó esta mañana por usted, la noticia corrió como la polvora entre los residentes. Los comunistas se están frotando las manos pensando en las diabluras que le van a hacer.

Estos malditos comunistas- balbuceó el dictador visiblemente alterado- ni acá en el infierno me van a dejar tranquilo!. Tendré que buscar aliados rápidamente. Me puede indicar donde puedo encontrar a Adolfito?

No me lo soliviante que está muy tranquilito desde que le practicamos la castración química. ¿Ve esas escaleras de caracol?. Pues deberá bajar un kilómetro y medio aproximadamente. Cuando llegue a la sala de la gran caldera pregúntele a nuestro bedel , el Sr. Bonaparte, por la sala Austwich, conclave de genocidas y demás gente de mal vivir. Ya verá que dieta más efectiva tenemos preparada para usted. Y ahora por favor desaparezca de mi vista que la dama de hierro debe de estar al caer, vayan haciendo sitio para ella y tengan cuidado que gasta mala hostia.

Y así fue como el dictador Augusto descendió al Averno profundo, con el rabo entre las piernas y sin poder alegar demencia senil. Aquí esta vieja treta no le iba a funcionar, ya que es de sobra conocido que más sabe el diablo por viejo que por diablo.

1 comentario:

Camelfall, The Team dijo...

Chi-Chi-Chi-le-le-le Viva Chile Mierda!!!!! Des de Punta Arenas hasta Arica. Bendito país infausto dictador. Todavía residen las almas de los fusilados en las entrañas del Estadio Nacional, todavía se oye el eco de los disparos en el palacio de la moneda. Basta de hablar de Chile asociandolo a una muerte precedida de tantas muertes, y recordemos a Chilote por el amor, latente y siempre presente en cada uno de los versos del capitán Neruda, en los discursos y en las gafas clarividentes del presidente Allende , en el recuerdo desgarrador de Amanda en el sonido de la guitarra irreductible del eterno Víctor Jara y en la esencia indígena chilena encarnada en el pueblo mapuche.
Viva Chile Mierda!!!!!!!!!