Páginas vistas en total

10/03/2006

Mi Adolfito



Parecía Sonreír mi muñeco Adolfito, cuando entre mis pechos lo estrujaba fuerte, mas no sólo sonreía sino que a la par eyaculaba, y un rictus de placer en su faz se dibujaba cuando su nectar preciado en mi pechera salpicaba. Ellos, que son mis padres, me reclaman a diario que me busque un novio que me quiera, que me respete y que en un altar me tenga. Ya tengo a mi semental respondía cada vez que inquirían con sus insulsas preguntas, me cumplé todos los días y nunca pide de más. Es Adolfo un caballero de lo que ya pocos quedan, lo mismo me lleva al cine que de sorpresa a la zarzuela, lo mismo me adula con presentes que me cachetea las nalgas, sabe estar con los visitas y es el acompañante ideal en fiestas. Disimula su autismo a las mil maravillas, lava y plancha como nadie y como ya te he dicho antes me cumple todos los días. Cuando mis papis preguntan como se llama mi novio, yo iluminada respondo que Adolfito es su nombre, que no se su procedencia ni conozco a su familia, que es muy guapo y resalado, culto, erudito y sabio, y como no que me cumplé día y noche, noche y día, a pesar de estar relleno de algodón que no de huesos.

No hay comentarios: