Páginas vistas en total

10/30/2004

MIENTRAS EXISTAS

"Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de las colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen,
y haya
una remota posibilidad
de que estés viva
en algún sitio,
iluminada por una luz
-cualquiera-
Mientras
yo presiento que eres
y te llamas así,
con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora,
amada mía,
transido de distancia,
bajo este amor que crece y no se muere
bajo este amor que sigue y nunca acaba"

ÁNGEL GONZÁLEZ

MUERTE EN EL OLVIDO

"Yo se que existo
porque tu me imaginas.
Soy alto porque tú me crees alto,
y limpio porque tú me miras
con buenos ojos
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace inteligente,
y en tu sencilla ternura,
yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto
sin que nadie lo sepa.
Verán viva mi carne,
pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo-
el que habita...."


ÁNGEL GONZÁLEZ

10/27/2004

AMOR PLÁSTICO, PLÁSTICO AMOR

- Miénteme, ¡dime que me quieres!
- Te quiero.
Lucia lucía un traje de noche exclusivo para la ocasión, y mientras sus dedos envolvían nerviosos la copa de cristal de bohemia extrafino, una radiante sonrisa se dibujaba en su rostro.
- Ahora dime que estos son los únicos labios que has besado. ¡Dime cuan míos son tus labios!
- Ya sabes, amor, que no existe más boca para mí que la que ahora cubre ese apetitoso carmín.
Pedro sirvió a Lucia un poco más de ese vino turbador, a sabiendas que sus carrillos estaban empezando a enrojecer. Pero ¡como le gustaban esos carrillos!
Sus copas chocaron y de sus ojos brotaron destellos de felicidad que fueron a parar debajo del mantel.
- ¡Dios, como me gustan esos hoyuelos! Sólo dímelo una vez más, cielo. Dime que no me abandonarás jamás. ¡Que tus dos pupilas serán siempre como un disparo!
- Te quiero, y bien sabes que no te abandonaré jamás, Lucia.
Rendida, satisfecha y narcotizada tendió sus tersas manos hacia Pedro. Sus dedos se entrelazaron y sus lenguas formaron un laberinto húmedo sin salida. Se abrazaron sentidamente mientras sonaba de fondo el Mentiras Piadosas de Sabina que les condujo en volandas al dormitorio.
Luego de hacer el amor hicieron el amor. Después cuando ya no quedaba un ápice de amor follaron y volvieron a follar hasta la rendición.
Despertaron con el alba, y entre besos y arrumacos Pedro desprendió el tapón que protegía sus costuras. Abrió el armario y volvió a depositar a Lucia allí donde siempre habitó. Entre la añeja raqueta de tenis y el juego de café pendiente de estrenar.
Decidió entonces que allí permanecería largo tiempo. Puede que hasta su próximo aniversario. Puede que más.

10/24/2004

APOSTANDO FUERTE

- ¡Te vendo mi alma! – espetó convencidísimo-, te vendo mi alma por un te caliente.
El diablo restaba incrédulo ante tan ridícula transacción. Se enjugó el sudor frío y encendió un pitillo
- Quiero probar el te del diablo. ¡Quédate con mi alma!
El tahúr lucia larga y tupida barba blanca y portaba, como único equipaje, una ajada túnica blanca desgastada por los siglos de trasiego.
- Es mi última oferta. Mi alma y la de mis pupilos por un té caliente. ¿Firmarás?
Fue entonces cuando Belcebú se levantó, apuro el cigarrillo y con el rabo entre las piernas se evaporó en su propio humo.
Siempre le asustaron los monopolios.


Relato parido bajo los efectos del gelocatil.
ECHM

"pLuScUaMpErFeCcIa" (1º parte)

Sucede que por aquel entonces se cansó de ser perfecto y decidio que ese sería el primer día del resto de su vida. Que a partir de ese miercoles de ceniza su existencia sería pluscuamperfecta.
Se zambulló en la piscina como hacia a diario. Pero su estilo ya no era pulido ni artisticamente impecable, sino que sus brazadas eran torpes y levantaban una gran cantidad de agua. Esto ayer hubiera o hubiese sido imposible, pensó mientras tropezaba patosamente con la cuerda lateral que separa los carriles.
Saludó a su amigo Félix como nunca lo hubiere imaginado. Sus palabras ya no sonaban firmes ni enérgicas. Había perdido seguridad pero había gando en dramatismo. Ahora que ya no era perfectisimo su voz resultaba más creible por aquello de lo sentimental.
Después de una ducha demasiado caliente y tras recoger el jabón que se caía una y otra vez empeñándose concienzudamente en recordarle su pluscuamperfeccia quedó con Félix para tomar aquella cerveza que a diario les servía de excusa para arreglar el mundo.
Pero aquel día la espuma no era la justa ni su paladar demasiado exquisito, y entre Felipistas y Aznares rebuznantes se descubró embriagado, como nunca jamás lo estuvo antes. Encontrándose en tal desconocido estado, y siendo primerizo en estos avatares sucedió que la cabeza le comenzó a voltear, siéndole imposible centrar la mirada en Félix, el cual, aunque sorprendido, continuó su disertación política.
Y aunque nunca lo hubiera imaginado, esa misma tarde descubrió los sinsabores de la cerveza sin alcohol. Aquellos que le acompañarían hasta los restos.
Y sucedió entonces que los semaforos ya no se ponían verdes a su paso y que sucumbía en grandes atascos entre graznidos de claxones. Que también descubriera lo molesto de los constipados y la fiereza de los dolores de muelas. Que encontrose también con la crueldad del frío invierno y la abrumadora modorra que provoca el bochorno estival.
También, y eso si que fue lo peor, descubrió la soledad. Entonces si que hubiera o hubiese deseado ser como antes.
...Y le embargó una nostalgia nacida de su recien adquirida imperfección...

10/23/2004

Truco


La mujer, entre acrobacias, intentó alcanzar la estufa de gas butano. Estaba demasiado lejos. El reuma le tenía triturada la espalda y no lo logró. Con el teléfono en su regazo marcó el número de la policía y relató la historia. Dio la alerta, tosió hasta arrugar sus pulmones y lloró con lágrimas de vieja. Un pinchazo en el dedo gordo del pie le indicó que había estado demasiado tiempo intentando lo imposible. Sintió cómo se extendió por la pierna hasta explotar en su rodilla. De allí hasta el corazón como nada, y del corazón a la boca y a la lengua negra, de persona que ha vivido demasiado.
-La estufa… –lloraba la vieja.
Volvió a marcar el número de la policía. Y pese a que le respondieron “Funeraria Rosita, dígame” ella se empecinó y relató desde el principio de todo la urgencia, hasta que se quedó sin voz y tuvo que respirar pesadamente, haciendo ininteligibles las palabras. Colgaron y ella no tuvo ya más nervio para seguir marcando números. Abandonada a la suerte, de repente escuchó algo detrás de la puerta de la habitación. Un hombre calvo giró el pomo y pasó, su hijo. Ella advirtió cómo se sorprendió al verla así, encogida, con el auricular del teléfono sobre la falda, llorando.
El hombre refunfuñó y fue hasta la estufa de gas, cogió de encima el libro de Corín Tellado y se lo acercó resignado.
.
IHB

10/19/2004

¿LoS SuEñOs SuEñOs SoN?

Está noche soñé que me erguía adormilado y me enfrentaba al maldito espejo que cada mañana me regala el más desagradable de sus reflejos. No hay peor semblante que el de las siete y media de la mañana; los músculos dormidos, la visión de vacaciones por una irrupción de legañas, y ese que parece va a ser un eterno bostezo.
Esta noche soñé que me erguía adormilado y me enfrentaba al maldito espejo que me regala el más desagradabel de sus reflejos. Pero esta mañana ha sido diferente. Primero ha sido esa mancha rojiza en mi ojo, para poco despues convertirse en manantial de sangre que a borbotones emanaba sin freno y a gran velocidad . Primero en el ojo derecho, para contagiarse después a su tocayo colindante.
Esta noche soñé que me erguía adormilado y me enfrentaba al maldito espejo que me regala el más desagradable de sus reflejos. Y hoy, al despertar, me he sentido extraño. De un respingo me he levantado al recordar lo que me parecía tan real por entonces. He abierto la puerta del lavabo y más despierto que nunca he arrancado las legañas de mis ojos a azorosos zarpazos, no pudiendo bostezar de la excitación y hallándose mis músculos a pleno rendimiento.
Esta noche soñé que me erguía adormilado y me enfrentaba al maldito espejo que me regala el más desagradable de sus reflejos. Esta mañana volví a recordar que todo en la vida puede ser peor de lo que es. Recordé que todo va bien mientras de tus ojos no emane un manantial de sangre, que nada es definitivo hasta que no vomitas sangre por la boca.

"Ya se atisba el primer rayo. Con los dedos de una mano podéis contar los segundos que adivinan el trueno exterminador"

ECHM

10/11/2004

Los restos del naufragio

DóNDE, CUáNDO, CóMO Y POR QUé
.
Estimados amiguitos:

Nos encontamos en la vorágine que supone la elección de los relatos que finalmente serán los restos de nuestro naufragio. Os podréis hacer una idea de lo complicado que es esto de publicar un gran libro. Nosotros, acompañados por nuestros dos cerebros totalmente perturbados destilamos ideas en gran tormenta cerebral y estomacal esperando que el resultado de esta pelea pseudointelectual sea del agrado de todos vosotros. Porque no olvidéis que la causa y el motivo que nos ha impulsado a esta aventuras sois vosotros. Bueno, también alimentar nuestros insaciables egos, pero eso es inevitable claro.
Estamos en plena travesía y esperamos llegar en breve a atracar este frágil navio en el destino que más anhelamos, vuestros carnosos y enrojecidos corazoncitos.
Aunque se avecine una gran tormenta y los medios para salvar nuestras almas sean más bien precarios, la espera es más agradable cuando hay cerveza en la nevera...
Espero que esta dulce locura sea de vuestro agrado. Gracias por vuestra atención y os seguiremos informando convenientemente.

ECHM