Páginas vistas en total

1/29/2007

Epitafio


Si no fuera así no tendría sentido prometer

La luna, las estrellas, o un pedacito de cielo

Estoy demasiado cerca de ti para pedirte una tregua

No puedo izar la bandera blanca, no puedo....

Por eso déjame ir, mañana volveré

A intentar quererte más y mejor

A rasgar mis vestiduras

A derrotar este epitafio

Que ahora arranca mis lágrimas

1/21/2007

El insípido sabor de los domingos


Me levanto y es domingo, y aunque me duche sigue siendo domingo, otro insipido domingo más pensando en ti. Tengo las constantes vitales por los subsuelos y el corazón amenza continuamente con pararse, máldito trasto inútil!. Puede que lo consiga colocar en el rastro a algún skin head con reciente ataque cognoscitivo.

Duele este domingo en casa, arrástrando los píes por las estancias sigo pensando en ti, en lo que andarás haciendo a estas horas , en lo complicado que es moverse por estas arenas movedizas sin escafandra ni aletas de buzo. Quiero escapar de la rutina pero mi cerebro no emite descargas eléctricas, no tengo fuerzas para escupir la desidia, no tengo huevos para quitarme de encima este insipido sabor a derrota puntual y quizás necesaria para poder llegar a entenderte, para poder llegar a amarte en todos lo sentidos.

Creo que me ire a la cama otra vez, no tiene sentido escribir de corrido esta retaila de despropósitos que solo retroalimentan a este domingo incóloro, inerte y poco frío, un domingo insípido más que no pasara a los anales de la história, salvo por haberme vuelto a ganar otra batalla. Quién ganará la guerra?........eso será otra historia.

1/17/2007

El 67



Esa
mañana el despertador no sonó, ni el 67 esperó a que mis huesos aletargados cayeran como el plomo en uno de sus maltrechos asientos. Esa mañana ni siquiera noté la ausencia que dejaste en mi lecho cuando te fuiste,sin hacer ruido, con los botines de tacón alto en la mano para no despertarme. No fui a trabajar, no me llamó el jefe, ni nadie me echó de menos mientras me recluía en esta jaula de camas desechas, de paredes desnudas y vino tinto.
Soy un amasijo de carne con corazón que gira y gira buscando tu afecto, razonando sentimientos día y noche, inventando metas cubiertas de caricias, lamiendo miradas, dibujando olores, masajeando dolores fatuos.
Es un miércoles como otro viernes cualquiera, nadie me echa de menos ni de más, soy ave de paso para el 67, ave de paso en la vida de las buenas personas, de los corazones incandescentes que buscan confortables refugios donde reinventarse a diario.
Como un gato gris que maúlla por los tejados, y que lame heridas ajenas, abandonando las propias a la deriva en un mar frío y rizado.
Pero sé que habrá un día en el cual me tocará conducir un 67 cualquiera, hacer el mismo recorrido jornada tras jornada, con la misma clientela y los mismos baches en la carretera, mas, hasta entonces, prefiero seguir a tu lado mientras me aguanten los huesos y no me estalle el alma. Mientras la ilusión le gane la partida a un desenlace que no por inevitable deja de ser menos temido.

1/08/2007

Amor se llama el juego...




Hace demasiados meses

que mis payasadas no provocan tus

ganas de reir.

no es que ya no me intereses

pero el tiempo de los besos y el sudor

es la hora de dormir.

duele verte removiendo

la cajita de cenizas que el placer

tras de si dejo.

mal y tarde estoy cumpliendo

la palabra que te di cuando jure

escribirte una cancion.

un dios triste y envidioso

nos castigo

por trepar juntos al arbol

y atracarnos con la flor de la pasion

por probar aquel sabor.

el agua apaga el fuegoy al ardor los años,

amor se llama el juego

en el que un par de ciegos

juegan a hacerse daño.

y cada vez peory cada vez mas rotos

y cada vez mas tuy cada vez mas yo

sin rastro de nosotros.

ni inocentes ni culpables

corazones que desbroza el temporal,

carnes de cañon.

no soy yo, ni tu, ni nadie,

son los dedos miserables que le dan

cuerda a mi reloj.

y no hay lagrimas

que valgan para volver

a meternos en el coche

donde aquella noche en pleno carnaval

te empece a desnudar.

el agua apaga el fuego

y al ardor los años,

amor se llama el juego

en el que un par de ciegos

juegan a hacerse daño.

y cada vez peor

y cada vez mas rotos

y cada vez mas tu

y cada vez mas yo

sin rastro de nosotros.


Título: Amor se llama el juego

Año: 1992

Letra: Joaquín Sabina

Música: Joaquín Sabina

Disco: Física y Química (1992)



Para mi, hoy por hoy, la canción más bonita del maestro, y por ende de la banda sonora de mi vida.