Páginas vistas en total

12/14/2008

CARTA DESESPERADA



Carta escrita por el corazón de un ser humano común:


Ya no creo en ti, ser humano. Tu egoísmo me ha minado de tal forma que carezco de ilusiones tangibles. Los placeres terrenales tampoco me compensan, y ya solo bebo para despistar al conocimiento, para asesinar al remordimiento, para ser más “yo” en el plano sexual. Deseo que amanezca una noche de estas, que un rayo de sol penetre impertinente por la única rendija hábil y abrigue mis dudas.
Quiero que alguien me lleve la contraria y me demuestre que ando sumido en una letanía de mentiras fruto de mi pesimismo vital.
Quiero besarte con el alma y no con los labios.
Quiero despertarme con sabor a ti.
Quiero volver a follarte con el corazón.

He dejado de latir.