Páginas vistas en total

9/03/2006

Declaración de Intenciones


Yo no quiero que me busques en los bares por que la cena está en la mesa
Yo no quiero admirar tus rulos, tu bata ajada y tus variadas cremas para el cutis
Yo no quiero escuchar tus hirientes comentarios sobre la vecina del quinto
Yo no quiero especializarme en programas de la prensa rosa
Yo no quiero llevarte a la peluqueria dos veces al mes
Yo no quiero tu tarjeta del Corte Inglés ni tu suscripción vitalicia al Pronto
Yo no quiero gritos ni berrinches, no deseo una ingrata soledad
Yo no quiero envejecer pensando en los sueños que no voy a cumplir
Yo no quiero ver como azotas a los niños por romperte la vajilla
Yo no quiero playas abarrotadas en verano, ni chimeneas en invierno
Yo no quiero que me cuentes que no te hablas con tu hermana por la herencia de mamá
Yo no quiero que me tengas preparadas las pantuflas al entrar
Yo no quiero verdura para cenar ni paellitas de domingo
Yo no quiero un amor de andar por casa, ser infelizmente feliz
Yo no quiero paraguas en enero ni elegir pareo para ti
Yo no quiero ir a comprar al macro dos veces por semana
Yo no quiero que elijas mi colonia, que decidas mi champú
Por todo esto os suplico que no me dejeis caer
Que no permitais que mis huesos den con una mujer maruja
Y prefiero ser el bohemio, el crápula que cierra los bares
Prefiero ser el putero, el que abraza las farolas y desnuda amaneceres
Prefiero ser el que estrena las botellas, el que apura los vasos
Prefiero la soledad sonora, el que pierde la cordura a diario
Prefiero que todo el barrio murmulle lo mal que voy a acabar
Prefiero seguir este camino perverso, de baja catadura e inmoral
Prefiero deshacer mi vida en mil y un cubitos de hielo
A que se pudran mis pistilos y me corten la raiz
Yo no quiero ser tu hombre florero, mujer maruja

No hay comentarios: