Páginas vistas en total

12/26/2004

SU CANCIÓN

Andrés desenfunda con cariño su Lolita, la mejor de sus guitarras españolas y un apéndice más de su cuerpo. Acto seguido, mientras el cielo llora por la ausencia de tantos hombres buenos, comienzan a destilar hermosas notas que hacen que Inés esboce una sonrisa y derrame una lágrima. Sus manos, imaginariamente entrelazadas, acaparan todo el calor de una tarde de febrero fría. Andrés canta bajito, y le susurra al oído Palabras De Amor del maestro Serrat. La dosis diaria que recuerda a Inés con quién debe soñar y cual debe ser su primer pensamiento al alba. Es su alimento en vena, la jalea real que remienda las heridas de su plomizo corazón.
Al acabar Andrés enfunda la guitarra de forma parsimoniosa. Hoy ha sido otra tarde más. Otro veintitrés de febrero que se vuelve a repetir. Desgastado por el esfuerzo alza las pupilas y desentierra sus rodillas del barrizal. Allí, en el gélido mármol, permanece inscrito su nombre con la fecha del inicio de una imprevista ausencia. Aturdido, Andrés deja el ramo de rosas rojas encima de la lápida mientras sus ojos son tormenta y sus manos flan de huevo. Arrecia la lluvia y Andrés empieza a correr en dirección opuesta a Inés ¡Corre Andrés! No pares de correr que Inés no deja de llorar allí arriba.
Corre hasta que el sol regrese y ella te olvide del todo. Hasta rasgar las cuerdas de la guitarra que custodias entre pecho y espalda.
Corre hasta que olvides la letra de su canción.

ECHM

12/19/2004

AMORES PERROS

Pensé y repensé en mis amores perros, en aquellos que habían dinamitado mi corazón a barrenazos. El pensamiento se tornó ahogo y decidí salir a dar una vuelta. Temblé ante la idea de encontrar un día claro, traslúcido, y me armé con unas potentes gafas de sol. También cogí el desengrasante anímico y un par de chocolatinas para ocupar las papilas gustativas.
¡Menos mal que aún retengo un par de besos en el paladar! ¡Menos mal que la pareja de siempre continuaba besándose en el banco del parque aledaño! ¡Menos mal que todavía no les han llegado los amores perros! Esos rabiosos amores perros que atacan y contagian enfermedades y prozac.
Alivio, eso sentí a verles entrelazados en un beso sin fin, adolescente y puro. Robé una gran bocanada al aire y me largué de allí como alma que lleva al diablo.
Continué pensando en amores perros, desgraciados, sin finiquitar como la hipóteca del piso, eternos y desdeñados. Apartados, aislados pero aún latentes. Parte de mi, parte de ellas, parte del silencio y de la complicidad que nace en la sonrisa espontánea con solo mirarse, con la inmediatez de un gesto, con el roce fortuito o premeditado. Con todo esto y con el beso que desuella. Virus del alma sin antídoto. Asumo que el placer siempre proviene del dolor y a la inversa. Es un principio. También me resigno a ser un punto más en una inmensa galaxia. Asumo este dolor de cuello que nace de tanto mirar las estrellas.
Nadie puede vivir sin amores perros, sin flechas anquilosadas. Son un capítulo no cerrado. Historia que ayuda a entender nuestra historia. Nuestro paso por estos parajes y nuestro modus vivendi.
Yo reniego de ellos y a la vez estoy enamorado y los cuido. Para ellos el mayor de mis abrazos y el peor de los tiros de gracia.

ECHM

12/12/2004

20:37

- Descríbeme lo que ves- me inquirió el ciego entre crecientes sollozos-
- Hay un gran valle, un valle rodeado de montañas con miles de vaquitas que pastan resabiadas. Ajenas al mundanal ruido, se entretienen cuidadosamente en hacer círculos que son perfectos. También hay grandes árboles frutales y un intenso olor a jazmín, ¡huele ahora! Cientos de cervatillos descienden la colina para visitar el riachuelo donde beben agua mientras vigilan a los más pequeños, que juegan. Se persiguen veloces y destilan una vitalidad desbordante. ¡Prueba el agua tú también! Es cristalina, como lo son tus ojos cuando miran.
Una pareja de ancianitos pasea por la vereda, mientras una hoja que ha desertado de su madre naturaleza se aposenta distraída en el hombro del viejecito. ¡Seguro que los ves! El cielo anaranjado, se empeña en no explotar, mientras los últimos rayos de un orgulloso rey sol bucean en el río y alimentan árboles y praderas.
Confía en mi si ahora te digo que no hay paraje más precioso que el que te estoy narrando. ¡Solo tienes que usar la imaginación!

20.37 horas. Ya es oficial. Lo dicen las radios y los canales de televisión. En un plis será portada en todos los periódicos. Ha estallado la Tercera Guerra Mundial, y en breve el mundo será un gran Hiroshima. Devastación nuclear.
Entonces, el futuro del planeta Tierra estará en manos de los ciegos. En manos de los que miran con el corazón