Páginas vistas en total

1/07/2005

GRANDES ENIGMAS DE LA HUMANIDAD (VOLUMEN I)

Esta tarde desperté sudoroso de una breve e inmerecida siesta. Entonces entre mil y un pensamientos incoherentes, sopesados y físicamente imposibles, noté que uno sobresalía por encima de los demás. Una pregunta todavía sin respuesta para mi breve cociente, a la que espero que alguno de los presentes o recién ausentes pueda dar posible solución.....


¿PORQUÉ MI MADRE ME PONE LA SOPA SIEMPRE ARDIENDO, POR MÁS QUE LE DIGO QUE ME GUSTA TEMPLADA?

Si hay algún afectado más por este síndrome maquiavélico, ruego se ponga en contacto conmigo con el fin de unirnos contra las madres sin sensibilidad.
¡ No más lenguas achicharradas ni papilas gustativas insensibilizadas!

No hay comentarios: