Páginas vistas en total

1/05/2005

EL DICHOSO INSTINTO

¡Somos tontos!. Es ésta una afirmación absurda pero que se me antoja incostentable. Un axioma irrebatible.
Nos diferenciamos de otras especies animales, es cierto, pero por defecto que no por exceso.
Ya que, ¿De qué sirve nuestro instinto animal cuando nuestra vida está en juego?. He aquí la pregunta que aturde mi mente cuando escucho que miles de elefantes han salvado sus vidas gracias al suyo. Ellos huyeron despavoridos preveiendo una catástrofe de grandes dimensiones. Como grandes profetas predijeron que su vida estaría en grave peligro en breves momentos y su instinto animal les salvó de una muerte segura. Ni el mismísimo Nostradamus vamos.
Ahora, visto lo de los lerdos elefantitos me pregunto: ¿ de que sirve el instinto animal de la raza humana?. Yo, personalmente, lo utilizo cuando mis hormonas y efluvios se multiplican y necesito aparearme. Seamos simplistas, yo despliego mi instinto animal follando. Lo de hacer el amor lo dejo para después. Del supuesto raciocinio mejor ni hablemos, ya que mi cabeza es una cocktelera agitada por una mujer. Eso si, solo despues de satisfacer mis instintos más primarios.
¿Pero que es lo que permanece inerte al principio de todas las cosas? El jodido instinto. Es lo que nos mueve, solo que no es productivo, es egosimo disfrazado de pecado carnal, sudor y gemidos. Al final, cuando el instinto expira, queda la tristeza post coitum, el "la quiero o no la quiero". Pero queridos amiguitos, esto no nos va a ayudar a salvar la vida, sino más bien a complicarla. El instinto en el ser humano es principio y fin de las cosas, un círculo vicioso sin final.
No obstante, dado que soy hombre, y por lo tanto primario, comienzo a resignarme a morir en volandas de un huracán, pasto de la lava de un volcán recién erupcionado, o enterrado por una lluvia de barro que me sorprenda sin un bar donde refugiarme. Eso sí, como estoy orgulloso de mi condición plantígrada, rezo a diario por que la muerte me pille follando.
He dicho.

6 comentarios:

Carmonación dijo...

No nos preguntemos para que nos sirve a nuestros diezmados instintos animales, sino para que les sirve a ellos, a los otros animales.

Desde los mamuts y grandes perezosos en la pre-historia, hasta el dodó de nuestros tiempos, el instinto animal de la supervivencia de poco les sirvió. Se adaptaron a climas hostiles y/o a enormes depredadores, pero no al hombre.

Comando tsunami, proximo objetivo: La victoria final.

annusk dijo...

Instinto animal,
finge sordera a la mente
"por encima del bien y del mal"
con rasgos de adolescente.

Instinto carnal,
no atiende a la razón
desnudo en un corral
buscando nueva acción.
Olisqueando algún anal
mojado de emoción,
esperando a un semental
que le rompa el corazón
abriéndolo en canal.

Instinto letal,
siempre incoherente
enfermedad mental
que envuelve a la gente

y lucha sin rival
con cara sonrriente...

Naúfragos dijo...

Cierto, es realmente lamentable que lo q no consigue la naturaleza, con sus devastadores medios, en cientos de miles de años, lo consiga el hombre en 10 minutos.
Tristemente paradójico.

Naúfragos dijo...

Bonita canción.¡seguro q el autor la hizo despues de echar un polvo!
Cambio instinto animal por conciencia resabiada...
Salud

annusk dijo...

...polvo?
...qué polvo?
ah!!! el de mi mesa, esa fina capa de mierda que no deja ver el color de este escritorio. Estoy en el curro...pero no currando...y menos "polvando"...ojala!!
jajajajaja!!

Naúfragos dijo...

Pues para la suciedad "polvórea" nada mejor que una limpieza ética, con profiláctico o sin el. (eso queda a su libre elección)
Saluti