Páginas vistas en total

8/10/2008

AUSENCIA






Llorando soledades que recorren tus esquinas
He aprehendido una a una sus sinuosas curvas
Y he tocado todas y cada una de las cuerdas
De esa guitarra española que es tu cuerpo


Y no me acostumbro a perder en este juego
A apostar blanco y ver salir el negro opaco
A olvidarte y recordarte cada vez más dentro
Y afilar las lágrimas hasta convertirlas en sables de salitre


No persigo más que una imposible ventisca
Que añoro aunque mil veces me ha sangrado
No sueño otra cosa que construir las piezas
Que una vez desperdigaste, frivola y despechada

Salir corriendo en dirección opuesta a tu ausencia
Malgastar días reiviritendo en olores ya olvidados
Gritar a los cuatro vientos que me rompa el alma
O que florezca el milagro en mis pupilas cansadas.


Te susurro al oído de fotografías en blanco y negro
Que no me acostumbro a masticar tu ausencia
Ni a pasear despacio por otros insipidos labios
Haciendo autostop en curvas redentoras ajenas
Y silbando bajito el conocido "Aves de paso"




3 comentarios:

Daniel dijo...

Y que los psicólogos se empeñen en curar la melancolía... insensatos!

Saludos amigo.

Naúfragos dijo...

Gracias noi
Dice un proverbio chino que añorar el pasado es perseguir el viento, pero no es menos cierto que la melancolía debería ser una enfermedad en ocasiones incluso necesaria.
Lei tu blog, prometo contestar!!
saludos crack

rabo de nube dijo...

Espero que la melancolia sea una herramienta del pensamiento para saber elegir y prepararnos para un fututo mejor, porque sino quedarse anclada en ella es un error!
¿Quien me dijo esto alguna vez?