Páginas vistas en total

1/21/2007

El insípido sabor de los domingos


Me levanto y es domingo, y aunque me duche sigue siendo domingo, otro insipido domingo más pensando en ti. Tengo las constantes vitales por los subsuelos y el corazón amenza continuamente con pararse, máldito trasto inútil!. Puede que lo consiga colocar en el rastro a algún skin head con reciente ataque cognoscitivo.

Duele este domingo en casa, arrástrando los píes por las estancias sigo pensando en ti, en lo que andarás haciendo a estas horas , en lo complicado que es moverse por estas arenas movedizas sin escafandra ni aletas de buzo. Quiero escapar de la rutina pero mi cerebro no emite descargas eléctricas, no tengo fuerzas para escupir la desidia, no tengo huevos para quitarme de encima este insipido sabor a derrota puntual y quizás necesaria para poder llegar a entenderte, para poder llegar a amarte en todos lo sentidos.

Creo que me ire a la cama otra vez, no tiene sentido escribir de corrido esta retaila de despropósitos que solo retroalimentan a este domingo incóloro, inerte y poco frío, un domingo insípido más que no pasara a los anales de la história, salvo por haberme vuelto a ganar otra batalla. Quién ganará la guerra?........eso será otra historia.

No hay comentarios: